Explorando sistemas desde la distancia

La satisfacción principal de todo navegante estelar es el explorar y encontrar objetos espaciales. Así, cada vez que entro en un sistema reviso si he estado en él con anterioridad mirando el mapa local, y siguiendo los primeros pasos que contaba hace una semanas.

Ahora que estoy dando saltos continuadamente rumbo a HIP101110, he desarrollado otra técnica que me está resultando muy útil y que trata de exploración desde la lejanía.

Básicamente hay dos objetos principales que acompañan a una estrella. U otras estrellas, o planetas. En ambos casos la única forma de encontrarlos – no de forma casual – es percibiendo su movimiento contra el fondo inmóvil de la galaxia.

La dificultad de los planetas es que deben estar en una posición de forma que estén del otro lado de la estrella y así estar iluminados y poder verlos como pequeñas luces. Si cambio el ángulo y entro en el lado oscuro (la noche), lo más seguro es que lo pierda.

Dándole a la pelota en los largos tiempos muertos de los saltos y la exploración, pensé que si orbitaba la estrella desde suficiente distancia, debería de barrer una franja del espacio en donde percibiría aquellos planetas que entraran en el lado iluminado.

Y así es, orbitando entre 4000 y 7000 segundo luz, los he descubierto a montones. Además estoy lo suficientemente cerca como para ver incluso los pequeños cuerpos que se sitúan muy cerca del sol.

En cambio para el descubrimiento de las estrellas el mayor problema es que muchas veces hay mucha distancia entre ellas – he llegado a ver un sistema con medio millón Ls. entre los dos soles que lo componían. Por lo cual hay que orbitar mucho más lejos, lo que hace la exploración mucho más lenta, y a esa distancia solo voy a poder encontrar planetas verdaderamente gigantescos.

¿Cómo orbito? Eso es más sencillo. Me alejo del sol poniendolo a mi cola. Una vez que he llegado a la distancia miro hacia arriba (yo, no la nave) e inicio un looping hasta que la estrella se queda situada en una posición tal que como la de la imagen siguiente.

explorando_sistemas

Ahora a jugar con el encabritamiento de la nave para mantener el sol en la misma posición, controlando la distancia para que no se aproxime o aleje demasiado, y rogando que esté viendo el plano de la eclíptica. Todo aquello que se mueva, es objeto digno de exploración y dinerito en el bolsillo.

El momento de mover la nariz de mi Sidewinder hacia el cuerpo a explorar es un tanto crítico, y lo hago moviendo simultáneamente la cabeza hacia el frontal mientras oriento la nave. Sin perder ni un segundo el contacto visual porque es muy fácil extraviarlo entre el fondo estrellado.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s